violin  cuerpo de mujer

Saber tocar a una mujer

La caballerosidad no solo se demuestra con detalles con la pareja, al regalarle flores, cenas románticas o chocolates.
Tener buenos modales en la cama o el faje, no solo te puede sumarle puntos con su pareja, sino que le permitirá a ella sentirse más segura al estar él.

Siempre hay que evitar ser:

• Rudo
• Burdo
• Brusco
• Impaciente
• Soez
• Vulgar
• Patán
• Sarcástico

Cosas que hay que saber sobre las mujeres:

Las mujeres somos criaturas sensibles y extremadamente sensuales, esto quiere decir que disfrutamos de los sentidos, ver, oír, tocar, oler, saborear.

Realmente disfrutamos ser tocadas (no hay que confundir con ser un sobón ni sobre pasarse).

Porque si vas demasiado rápido o lo haces de una manera torpe, te harán saber al instante que ya no están interesadas en ti.

OJO… Siempre respeta sus límites, no te pases. Si ella dice NO, o “Así no” ¡Es así!.

Pues si lo haces mal podrías mermar la atracción hacia ti. Lo mejor es que utilices un término medio, no exageres, pero tampoco tengas poco contacto físico.
Tocarlas como instrumentos musicales y poner atención.

Las mujeres somos como instrumentos musicales, hay que saber tocar y escuchar para percibir si se está haciendo bien o no.

Los sonidos y gemidos que se emiten de placer son totalmente diferentes a los de desagrado, por leves que sean.

Cuando algo te agrada, el cuerpo se encorva, en cambio si no te gusta se tensa.

Al tocar la piel, se puede ver como reacciona y como se enchina cuando le gusta como la tocan, la besan, la rozan, la chupan o le soplan.
NO es necesario hacer preguntas como:

¿Te gusta cómo lo hago?

¡Sólo hay que poner atención a su actitud corporal, cooperación y sonidos que emite ella para saber si lo está disfrutando o no!

• El preámbulo para las mujeres es algo muy importante.
Besar, acariciar, halagarlas y crear un ambiente propicio para que el encuentro sea inolvidable debe ser algo que nunca deba faltar.

• Si eres de los que cree que las nalgadas son excitantes, presta atención. A no todas las mujeres les parece divertido, y si lo que han visto en películas porno demuestra que puede ser divertido o erótico, debes hablarlo con ella, pero no todo lo que ves en la pantalla sirve en la vida real, ni a todas les gusta.

• El hablar “sucio” tampoco es algo que a las mujeres en general estimule, tal vez a los hombres si, pero hay que tener cuidado con el lenguaje y ver la reacción de ella, porque puede que en vez de encender la mecha de la pasión ¡La apague!.

• Si quiere ser un caballero en la cama, nunca cortes abruptamente el entusiasmo del momento. Si están empezando a besarse o acariciarse, y de repente te levantas a tomar por ejemplo un vaso con agua o a contestar el teléfono, le darás a entender que no le importas. Si te sientes incómodo con algo o sientes nervios háblalo con tu pareja, nada mejor que un diálogo abierto, sincero y amplio.

• ¿Rasgarle la ropa? Puede que la efusividad del momento te lleve a quitarle con algo de brusquedad su blusa o su ropa interior. Ten cuidado con echársela a perder o con rasguñarla mientras lo haces.

• ¿Deseas probar cosas nuevas con tu pareja? Recuerda que la comunicación es importante, nada es malo o prohibido si los dos están de acuerdo en hacerlo, pero hay que hablar al respecto.

El saber bien cómo tocar a una mujer debería de aprenderse incluso antes de darle el primer beso a una mujer, o dormir con ella, siempre, primero deben de existir cantidades regulares de contactos físicos tanto de ti hacia ella y viceversa.

Construir vínculos con tacto INCIDENTAL que sea leve y muy breve. Aquí es donde vas a empezar a tocar su brazo, hazlo en la parte externa, lo harás cuando platiques con ella. No te preocupes, pues este no es un lugar íntimo, y con esto le vas a dar una clara señal de que eres un hombre agradable y muy social. En el caso de que ustedes estén caminando y vayan a cruzar la calle, las vas a guiar gradualmente por su codo. Con esto vas a demostrar que eres un caballero, y esto las mujeres lo aprecian mucho, por lo que vas teniendo mas puntos a tu favor.

Aumentar la conexión. Aprovecha cada situación para que la toques con “un tacto invisible”. Te daré un ejemplo, si la chava desea ir al baño, pero ella no se sabe la ruta, le puedes poner tu mano encima de su hombro y espalda y la giras muy despacio hasta que su cuerpo este en la dirección correcta. O cuando ella jale la silla para sentarse, allí aprovechas y le rozas sutilmente sus hombros.
Generar el “contacto estrecho”. A medida de que tu y ella vayan entrando en confianza y pasen los días, debes de procurar que los contactos sean más frecuentes y duren mas que en principio. Y también ya es hora de que comiences a tocarlas en otros sitios: Su rostro, sus manos, puedes también tocar su cintura o darles abrazos amorosos, o un besos en su mejilla, etc.

Cuando haces esto a menudo, le estas enviando un mensaje, y este dice mensaje le dice que estás interesado en ella. El punto aquí es que una vez que una mujer se sienta cómoda cuando la tocas, sin duda alguna el besarla y tener sexo con ella se te darán de una forma más natural y espontánea.

Los senos

Los pechos de la mujer son el sitio de destino femenino más visitado por los hombres, sin lugar a duda.


Además de ello, los senos representan una zona erógena rica en terminaciones nerviosas las cuales los hacen muy sensitivos.
Los senos de una mujer, sin son bien manipulados y estimulados, la pueden dejar lista para recibir el orgasmo.

¡Así que más vale más aprender a tocarlos bien!


¿Sabias que al tocar los senos bien, la libido aumenta a niveles impresionantes?

Muchas mujeres se quejan de que su novio, esposo o compañero no las sabe tocar…
Saber tocar los pechos debidamente significa una buena parte del camino que hay que recorrer para culminar el coito con éxito.

¿Entonces, como tocar los senos?

Los pechos son una maravilla del cuerpo femenino y como tal, deben ser tratados con delicadeza, pasión y ternura.

• Darse su tiempo acariciándolos! Muchas veces la pareja ni los considera o no les da la atención que ameritan! Pero claro… aparte de los senos hay todo un cuerpo para estimular, no lo olviden!


• Las caricias deben ser suaves pero intensas. La mama es un tejido sensible y las caricias bruscas pueden resultar dolorosas e incomodas. 

• Demuestra que tocarle los senos a tu mujer te gusta, te excita, te emociona y lo disfrutas!


• Cuando la mujer esté excitada, las manipulaciones pueden ser un poco más duras y rápidas, pero siempre con cuidado. 


• Presionar muy fuerte un seno resulta muy doloroso.
• Próxima al periodo menstrual, la mujer se pone mas sensible y sus pechos también. En esos días, las caricias deben ser más sutiles, ya que lo que en otro momento resultó placentero ahora puede ser motivo de dolor. 


Tocar el seno con sutileza y cuidado no significa tocarlo sin erotismo, intensidad o pasión.



• Recuerda ver los senos como un todo. Muchas veces, el fallo viene porque los hombres se concentran en un sola parte del seno, por lo general el pezón, y no aprovechan la amplia zona erógena que tienen para disfrutar ellos y excitar a la mujer. 


• Las mujeres tenemos dos pechos y los dos deben ser estimulados por igual.

Errores masculinos

• Besar mal: Hay hombres que se creen que la boca es una segunda vagina a la que penetrar con la lengua, y besan de forma violenta y mecánica, sin la sensibilidad y el tacto que necesitan la mayoría de las mujeres. El beso es la antesala del coito así que, antes de nada, aprende a besar.

• No prepararse para el sexo: Ellas se lavan, se peinan, se maquillan, se acicalan… Pero muchos hombres ni siquiera se dan el reglamentario baño y el afeitado de rigor. No se trata de hacerse metrosexual a estas alturas, sino de que ella no sienta que está en la cama con un homeless.

• Ser demasiado impetuoso: Sí, todos han sentido ansias irreprimibles de penetrar, tocar, besar y agarrar, pero es mejor estar tranquilo o, al menos, parecerlo. Por eso, hay que ir poco a poco, acariciar bien, desnudar lentamente… y dejar la penetración para el final.

• Comparar o hablar demasiado bien de tus ex novias o amantes: aunque sea mentira, júrale que ella es la número uno, sobre todo justo antes, durante o justo después del coito.

• Estrujar los pechos como si fueran pelotas antiestrés: los pechos de una mujer, por mucha silicona que tengan, son muy sensibles, especialmente durante la menstruación. Chuparlos con demasiada fuerza, morderlos, estrujarlos o arañarlos no es buena idea, salvo que ella sea masoquista.

• Lenguaje ofensivo: insisto, por suerte o por desgracia, la vida no es una peli porno y, por eso, aunque a todas las mujeres les encanta recibir piropos relacionados con su anatomía, muy pocas se ponen más cachondas cuando les gritan al oído cosas guarras.

• Ser demasiado bestia: sí, hay chicas guerreras que piden azotes, chupetones e incluso bofetones, pero la mayoría prefieren que las acaricien suavemente, que las laman sin dejar marcas y que estimulen sus zonas erógenas. El órgano femenino más importante de la mujer no es la vagina…¡Es el oído! Hay que decirle cosas lindas. Tenlo siempre presente.

• Acabar antes de tiempo: la mayoría de los hombres llegan al orgasmo antes que la mujer. Si tú estás entre ellos intenta durar lo más posible y, si llegas al clímax antes que ella, usa tu lengua, tus dedos o tu lo que sea para dejarla satisfecha.

• Un abrazo, unos besos, unas caricias y unas palabras bonitas no cuestan nada y la harán sentir mucho mejor, aunque sólo sea un brinco de una noche.

Deja tu comentario