regalos

¿Quieres que te demuestren que te quiren como tú quieres?

¡Todos queremos que nos quieran!

¡Y todos somos queridos!

El truco está en que cada uno expresa su amor o su cariño de diferente manera, y tu quieres que te lo demuestren como tú esperas, así que cuando si te lo demuestran, pero es de otra manera, tú no la entiendes, o peor, ni siquiera ta das cuanta.

El no saber expresar el amor de la forma que se espera o la ausencia de demostraciones afectivas es una de las quejas más frecuentes en las parejas, de todos los tiempos edades y razas.

El amor y el afecto son las necesidades emocionales más importantes.

Al hablar de amor se nos pueden venir muchas imágenes, sin embargo no estamos acostumbrados a hablar sobre las diferentes maneras de demostrar el amor.

Al igual que existen muchos idiomas alrededor del mundo en el amor es igual, cada uno de nosotros tiene un lenguaje de amor diferente.

Muchas veces tratamos de comunicar algo que queremos a nuestras parejas y no logramos que nos entiendan, o muchas veces tratan de comunicarnos algo y nosotros no entendemos.

Necesitamos ser efectivos a la hora de poder satisfacer a los otros, de llenar sus necesidades y que nos llenen.

Hoy en día es común escuchar a gente referirse al tema del amor, frases comunes como “si tan sólo me amara, yo lo he dado todo, ya no sé qué hacer, realmente no sé si me ama” o escuchar historias en donde una pareja que se ama su amor termina, ya no anhelan seguir juntos.

Es muy posible que estas situaciones se relacionen a que entre ambos no han descubierto una manera efectiva de demostrarle el amor al otro.

Hay 5 formas básicas de demostrarlo (basadas en el libro “los cinco lenguajes del amor” de Gary D. Chapman)::

Por el contacto físico:

• El tocarse es muy importante y para muchas personas la forma predominante de demostración de cariño.
• El recibir un toque suave e inesperado, puede ser interpretado como la mejor muestra de cariño.
• Un beso, una caricia, un abrazo.

Con palabras:

• Las cuales son vitales, al recibir palabras estimulantes nos sentimos motivados para dar amor. El dar palabras de ánimo es darle valor a la persona. Todas las personas necesitamos recibir ánimo, estas palabras dan aliento y seguridad.
• Para animar a nuestra pareja debemos saber que es lo más importante para ésta, ¿qué le gusta?, ¿qué necesita?
• Al comunicarnos debemos manifestar bondad, saber pedir pero no demandar.
• Es ponernos en el lugar del otro, es comunicarnos con amabilidad aunque me hablen de manera enojada, es reconocer mis errores y tratar de no volverlos a cometer.

Compartiendo tiempo de calidad:

• Es mirarse uno al otro, es tener espacio “real” (sin TV, computadoras o celulares).
• Sentarse a conversar.
• Darse ratos a solas en actividades en las que ambos tengan interés.
• Es tener atención completa para el otro.
• Es escuchar los sentimientos del otro, sus necesidades, pensamientos experiencias.
• Realizando tareas conjuntamente: pasear por el campo, navegar juntos, cocinar los dos solos.
• No es tan importante la actividad que se desarrolla como el tiempo que se comparte, por el placer de estar juntos; se regala una atención personalizada, concentrada, sin prisas.

Regalos:

• ¿A quién no le gusta recibir regalos?
• Los regalos siempre los asociamos a cariño, atención y detalles.
• Hay personas que valoran mucho el hacer o recibir regalos: en fechas señaladas, en días de un significado especial para ambos o como sorpresa.
• El más grande de los regalos que le puedes dar a tu pareja es tu presencia, es dedicarle tiempo, es estar en los momentos más importantes y muchas veces difíciles.
• Los regalos que demos no tienen que ser costosos, el amor está en el detalle de darlos.
• Sobre el regalo se proyecta un cúmulo de emociones y códigos compartidos de tal forma que su sola visión provoca, de nuevo, ese sentimiento.

Actos de Servicio:

• Por ejemplo el cocinar, lavar platos, servir la mesa, recoger a los niños, cambiar los focos, etc.
• Hay que hacerlo significativo para la pareja.
• Se demuestra con ello preocupación, generosidad y empatía.

Poner atención

Es de crucial importancia emplear el lenguaje adecuado con la otra persona.

Si esa persona lo que más valora es el tiempo de calidad (por ejemplo) y no se le ofrece, se sentirá herida y sufrirá por no sentirse realmente amada.

¿Cómo saber cuál es la forma en que la otra persona espera ser amada? Por aquello que con más frecuencia demande.

• “¿Me das un abrazo?”.
• “Dime que me quieres”.
• “Nunca hacemos nada juntos”.
• “¿Te encargas tú de eso?”.
• “Dentro de tres días es mi cumpleaños…”

Es observar, conocer y utilizar el idioma con el que se comunica (emocionalmente hablando) la otra persona, la manera óptima de comprender por qué, tal vez, no se conseguía transmitir el amor que se siente de una forma convincente.

Cada persona se siente mejor, más a gusto, con una o dos formas de lenguaje.

Es frecuente, también, que se prefiera manifestar el amor a través de un estilo y recibirlo por otro; por ejemplo, cuando uno disfruta haciendo regalos como muestra de amor y prefiere, en cambio, recibir de su pareja palabras frecuentes de apoyo y de ánimo como demostración del suyo.

Algunas maneras de demostrar el amor:

• Comunicarse
• Un gran abrazo.
• Considerar al otro como alguien importante.
• Hacer todo lo que posible para entender los sentimientos del otro.
• Interesarse en sus amigos (as)
• Preguntar frecuentemente su opinión
• Valora lo que el otro dice.
• Dejarlo sentir tu aprobación y afecto
• Ser gentil y tierno.
• Desarrollar sentido del humor.
• Aprender a responder abierta y verbalmente lo que se pregunta.
• Interesarse en lo que el otro siente que es importante en la vida.
• Corregirlo amable y tiernamente.
• Permitirle al otro enseñarte sin ponerte a la defensiva.
• Hacer un tiempo especial para la pareja.
• Ser digno de confianza.
• Decir cosas lindas y agradables con frecuencia (sólo porque si).
• Saber perdonador cuando el otro te ofende.
• Dejar que compre cosas que ella/ella considera necesarias.
• Demuéstrale que lo necesitas.
• Acéptalo de la manera que ella es, descubre su singularidad como algo especial.
• Admite tus errores, no tengas miedo de ser humilde.
• Hacer salidas románticas.
• Darle un consejo de una manera amorosa cuando lo pide.
• Escribir una carta ocasionalmente, diciéndole cuanto lo amas.
• Sorpréndela con una tarjeta, flores o un detalle.
• Defiéndelo ante los demás.
• Prefiérelo por sobre los demás.
• No esperes que haga actividades más allá de sus capacidades emocionales o físicas.
• Tomate un tiempo para fijarte en lo que haya hacho por ti y por tu familia.
• Comparte tus ideas y pensamientos.
• Aprende a disfrutar de lo que él disfruta.
• Ayudarlo a lograr sus metas, pasatiempos o educación.
• Trátalo como si tuviera estampado en su frente: “Manéjese con cuidado”.
• Intenta despréndete de los hábitos que lo enojan.
• Sé amable y considerado con sus padres.
• Agradécele por las cosas que ha hecho sin esperar nada a cambio.
• Haz cosas pequeñas, un beso inesperado, café en la cama.
• Descubre sus temores en la vida (y NO los uses en su contra).
• Mira lo que puedes hacer para eliminar sus miedos.
• Descubre sus necesidades sexuales.
• Descubre que lo hace insegura (y TAMPOCO lo uses en su contra).
• Planeen el futuro juntos.
• Practica cortesías comunes como servirle el café o cocinarle algo que le guste.
• Sostén su mano en público.
• Dile que lo amas, frecuentemente.
• Recuerda aniversarios, cumpleaños y otras ocasiones especiales (guárdalas en la memoria de la computadora, o celular).
• No desprecies sus características masculinas.
• Elije cuidadosamente tus palabras, especialmente cuando estés enojado.
• No lo critiques frente a los demás.
• Dale un tiempo especial para que esté a solas o con sus amigos.

¿Nos avergüenza demostrar nuestros sentimientos?
Cuando hay una reunión familiar o de amigos, pareciese que muchas veces no podemos ser cariñosos con nuestra pareja, y decir a quienes nos rodean “te quiero”.

Cuando estás en la casa de la familia, cuesta mucho abrazar a nuestra pareja, porque piensas que te catalogan de tonta o de cursi, pero eso es lo más lindo: ser cursi con las personas que amamos.
Los hombres son lo más vergonzosos en estos casos, si están delante de sus amigos, pocas veces abrazaran a sus mujeres por temor a quedar en ridículo no se dan cuenta que eso es lo que todos deseamos, que sepan lo feliz que eres, que te aman, te sientes segura de ti misma.

El amor puede causar muchas buenas impresiones y cosas en nuestra vida, no malogremos una velada mirando cuán feliz es nuestra vecina que no deja de darse amor con su marido, tú abraza a tu pareja y di cosas bonitas de él, o de ella, eso hará que la vida en parejas sea más placentera, más llevadera.

Nunca nos avergoncemos de nuestros sentimientos, todo lo contrario, estemos orgullosas de saber decir “te amo” a nuestra pareja.

Nunca hay que sentir temor o pena de decir los “te amo”, “te extraño”, “te necesito”, son algo que llenará tú corazón y el de los demás que comparten tu día a día.

La vergüenza debería estar en aquellos que no pueden decir esas palabras porque no la sienten, porque viven una vida egoísta o basada en la opinión y validación de otros.

Hoy mismo di a todos los que te rodean cuánto te importan, o cuánto les amas, verás que tu día mejora y también mejoras el día a los demás.

Deja tu comentario