mujer con dinero y tarjeta

Lo que las mujeres deben saber sobre el DINERO

El dinero es un tema cargado de emociones, al menos en teoría, no se trata sólo de un medio para obtener los bienes y servicios que hacen posible la vida cotidiana, pero en la práctica es también un vehículo para el intercambio de emociones y significados, tanto hacia nosotras mismas como hacia quienes nos rodean.

Un ejemplo claro es la gran cantidad de problemas que genera el dinero en las parejas. Según la psicóloga norteamericana Olivia Mellan, el dinero es un tema tan saturado de emociones que pocas parejas lo discuten directamente.

Mellan sostiene que para la mayoría de la gente el dinero no es solamente dinero, sino algo que se asocia con temas como el amor, el poder, la felicidad, la seguridad, el control, la dependencia o la independencia, la libertad y muchas cosas más.

El dinero es como el sexo, se supone que ellos saben cómo hacerlo. A diferencia de ellos, a muchas mujeres se les educa para creer que no serán buenas manejando sus finanzas y si tienen suerte contarán con un hombre que se hará cargo de sus inversiones…

Hoy en día no solo los hombres son cabeza de familia, hay muchas mujeres que son el único proveedor de su casa y su familia, y aunque hay muchas mujeres que dependen económicamente de su pareja y creen que el dinero y su manejo es únicamente cosa de hombres, se equivocan.

Todas las mujeres deberían saber cómo ganar dinero, hay muchas maneras y si no lo ganan, deberían saber que hay que administrar, guardar e invertir correctamente el dinero para que éste no se vaya como el agua y es que nunca se sabe cuándo se va a necesitar, el esposo puede quedarse sin trabajo, pueden divorciarse, él se puede ir simplemente, una enfermedad, o incluso morir, es por eso que todas las mujeres deben saber algunas cosas acerca del dinero; para que puedan salir adelante en cualquier circunstancia.

Hay que ahorrar, aunque sea un poquito, guardar del gasto o como sea pero tener un guardadito.

Tener una tarjeta de crédito propia, esto se debe a que si las tarjetas están a nombre de él y la de la mujer es sólo una adicional, ella no tendrá un historial o antecedente crediticio propio, por lo que no es sujeto de crédito y no podrá obtener un préstamo bancario.

Definir perfectamente qué es de quién y si compran algo a nombre de quién va a quedar, por ejemplo si el matrimonio no anda muy bien y compran un coche, éste queda a nombre de ella, pero ella no tiene ingresos propios, sólo los de él, si se separan o divorcian ella no tendrá para la mensualidad del coche, lo perderá y además acabará en el buró de crédito.

Que ambos miembros de la pareja hagan un testamento, arreglar un intestado es caro y complicado, además de los problemas familiares que acarrea, con un testamento queda perfectamente estipulado qué es de quién y en qué condiciones.

Tener un Seguro de Gastos Médicos, aunque no son baratos, el tener uno que se vaya pagando a plazos da la seguridad de que en caso de una emergencia médica, una operación grave o una enfermedad larga no va a tener que desembolsar un dinero que no tiene ni tener que pedir prestado, y es que son muchos los casos que las mujeres que trabajan de manera informal o no tienen una pareja por cualquier circunstancia, no cuentan con Seguro Social.

Siempre que compren algo, contraten un servicio, una tarjeta de crédito, un seguro, tiempo compartido o cualquier cosa que implique la firma de un contrato hay que leer las letras chiquitas, esas que condicionan o invalidan, las que dicen que en caso de rescindirlo hay una penalización más alta que la contratación, para saber si les conviene o no.

Hay que saber cuántas semanas se necesitan cotizar (trabajar) a lo largo de la vida para que tengan derecho a una jubilación al 100%.

En caso de trabajar en el sector formal que en su trabajo les estén otorgando las prestaciones de ley a las que tienen derecho, Seguro Social, antigüedad, aguinaldo, vacaciones, reparto de utilidades.

Si no se está segura de dejar de trabajar pero de todas maneras se hace, hay una manera de protegerse, pedir un permiso sin goce de sueldo, en algunas empresas se puede hacer y le conservan su plaza por un cierto tiempo, por si desea o necesita regresar a su trabajo.

Si una mujer se sale de trabajar porque se casa o tiene un bebé, es importante mantener las relaciones laborales, estar en contacto con gente con la que trabajaba, llamarles de vez en cuando, mandarse mails, esto con la finalidad de que sepa de una vacante en caso de que exista y que en la oficina se acuerden de ella si surge una plaza.

Deja tu comentario